• renovación de tuberías

Ventajas del encamisado CIPP para rehabilitación de tuberías

La rehabilitación con manga continua CIPP supone un conjunto de procedimientos cuya finalidad principal es la renovación de tuberías sin apertura de zanja con un impacto mínimo en la ejecución de obras y unos resultados excelentes a largo plazo.

Un análisis integral de costes en cuanto a materiales, construcción y mantenimiento, en vez de uno tradicional, puede cambiar la elección del sistema de renovación de las tuberías por parte de las compañías de agua y decantarse por este procedimiento innovador cada vez más utilizado.

Aspectos a tener en cuenta en el diseño del encamisado CIPP

En el diseño del encamisado CIPP no hay una normativa establecida en España. Para calcular el espesor necesario de la manga, Insituform sigue los procedimientos de cálculo detallados en la norma internacional ASTM F1216-07b “Standard Practice for Rehabilitation of Existing Pipelines and Conduits by the Inversion and Curing of a Resin-Impregnated Tube”. Estos son los principales aspectos a tener en cuenta:

1- Condición de la tubería: si está parcial o totalmente deteriorada: una tubería está parcialmente deteriorada si tiene grietas longitudinales circulares, roturas puntuales, ovalización o juntas defectuosas.

La Manga CIPP con diseño parcialmente deteriorado permite alargar la vida útil del tubo, prevenir cualquier deterioro en el futuro, solucionar problemas de estanqueidad, mejorar la capacidad hidráulica y reforzar la capacidad estructural. El diseño está basado en la resistencia de cargas hidrostáticas (nivel freático).

Una tubería está totalmente deteriorada si existen deformaciones geométricas importantes y hay previsión de aumento de las cargas externas.

Mediante la Manga CIPP con diseño totalmente deteriorado se alarga la vida útil del tubo, se solucionan los problemas de estanqueidad, se mejora la capacidad hidráulica y se restablece la capacidad estructural. Es un diseño está preparado para todas las cargas.

2- Condiciones particulares de la tubería existente: como pueden ser la profundidad y tipo de terreno, nivel freático, carga de tráfico u otras cargas vivas.

3-  Dimensiones de la tubería (diámetro)

4- Ovalización: deformación porcentual que presenta la tubería.

5- Propiedades mecánicas del material: módulo de elasticidad, resistencia a la flexión

Ventajas del encamisado CIPP Insituform

Estos son los principales beneficios que se obtienen con nuestro encamisado CIPP exclusivo:

  •  Perfecta estanqueidad: tubo sin juntas y eliminación de problemas de filtraciones.
  •  Estructural: previene y elimina problemas de hundimiento, refuerza y estabiliza el terreno.
  •  Mejora hidráulica: un mejor coeficiente de rugosidad conlleva un aumento de la capacidad hidráulica de la conducción.
  • Solución a largo plazo: pruebas de envejecimiento demuestran una vida útil de más de 50 años.
  • Material plástico de excelente calidad: resistencia a la abrasión y a todo tipo de efluente, incluidos los vertidos industriales, ataques por H2S, etc.
  • Mínima disrupción del entorno: sin excavaciones y con una ocupación mínima.
  • Trabajos rápidos: se pueden llegar a renovar más de 200 metros al día.
  • Económico: se estima un ahorro económico de hasta el 30% en comparación con la obra tradicional con zanja.
  • Pocas molestias: no es necesario cortar el tráfico ni levantar el suelo y se reduce el impacto medioambiental por el poco uso de maquinaria.
  • Mejores condiciones de seguridad: hay menos ocupación en superficie que en la zanja abierta, por tanto se minimiza el riesgo para trabajadores y peatones.
  • Experiencia: nuestra primera instalación fue en 1971, por lo que disponemos de personal cualificado y con mucha experiencia.

En Insituform somos especialistas y pioneros en el encamisado CIPP. No dudes en contactar con nosotros para resolver cualquier duda y recibir un asesoramiento profesional. Estaremos encantados de ayudarte.

 

2018-07-20T13:03:22+00:00 6 julio, 2018|