A la hora de hacer cualquier trabajo de rehabilitación sin apertura de zanja hay muchos factores que se deben tener bajo control para evitar posibles contratiempos que pudieran surgir. Por nuestra experiencia, muchas tuberías se encuentran en lugares de difícil acceso y con unas condiciones del entorno que no son las más idóneas para desarrollar nuestro trabajo.

Si hablamos de tuberías ubicadas en entornos naturales, como las tuberías de las presas o las que están cercanas a un río, por ejemplo, debemos tener en cuenta las condiciones climatológicas: si hay mucha humedad, si va a llover o va a hacer mucho calor cuando comencemos con la rehabilitación. La temperatura exterior también es un factor muy importante que deben controlar los técnicos para que no afecte de manera negativa a la reparación de la tubería.

Otra ubicación que puede dar problemas son las tuberías que se encuentran situadas cerca del mar. En estos casos, si conocemos los horarios de las mareas puede resultar un asunto clave para poder llevar a cabo los trabajos sin el riesgo de que el agua cubra la tubería. 

En tuberías instaladas en zonas húmedas también es de vital importancia consultar las posibles lluvias de los últimos días para saber si el nivel del agua ha crecido y se puede hacer la rehabilitación en buenas condiciones o no.

Teniendo en cuenta todos los condicionantes climáticos que pueden influir a la hora de llevar a cabo los trabajos, serán los responsables de realizarlos los que decidirán cuáles son los mejores días y los horarios más idóneos. La estación del año y el clima de la localidad donde está situada la tubería también influyen en la calidad de la rehabilitación sin apertura de zanja, ya que no es lo mismo llevar a cabo el trabajo con mucha humedad y lluvias constantes que en un clima muy seco y con un calor extremo.

Todos estos factores deben ser estudiados por los expertos que manejarán cuidadosamente este tipo de información para que la rehabilitación se realice con todas las garantías.

 

Rehabilitación sin apertura de zanja

Como vemos, hay muchos factores que influyen en la rehabilitación sin apertura de zanja, pero una vez controlados y supervisados por los especialistas, sin duda es el mejor sistema para el mantenimiento de las conducciones de abastecimiento y saneamiento de las ciudades, en contraposición a las obras tradicionales que requieren excavación.

La avanzada tecnología de la manga continua CIPP ofrece una serie de ventajas que resultan impensables en la obra de rehabilitación convencional. La más importantes es que se evitan muchas molestias relacionadas con ruidos, cortes de tráfico y contaminación que se producen en la zona donde se realiza la excavación. Con el uso de la manga continua CIPP se reducen los tiempos y el día a día de los vecinos del lugar no se ve afectado por los trabajos. 

Además de estos aspectos importantes, la reducción de costes es un elemento diferenciador que cada vez más permite elegir nuestro sistema, en vez del tradicional, a las instituciones y empresas encargadas del mantenimiento de las tuberías.

En Insituform somos pioneros y líderes en la rehabilitación sin apertura de zanja desde hace más de 45 años. Nuestros procedimientos y medios técnicos son los más avanzados y nuestros profesionales los más cualificados para llevar a cabo las rehabilitaciones más complicadas. Contacta con nosotros y resuelve cualquier tipo de duda.