En nuestra larga trayectoria profesional en la reparación de tuberías hemos tenido numerosos casos con una importante complejidad, sobre todo por el terreno en el que se encontraban. Muchas veces, las tuberías se encuentran ubicadas en áreas complicadas, como en terrenos rocosos, zonas cercanas a ríos, lagos o mares y en parajes de difícil acceso.

 

En estos casos, la rehabilitación con zanja sigue siendo la técnica más empleada, ya que permite el uso de la sección de paso de la tubería existente. De esta forma, no es necesario modificar el terreno para realizar el trabajo y se respeta al 100% el entorno natural.

 

En todos los trabajos que realizamos en enclaves naturales nuestra prioridad, aparte de la reparación de tuberías en sí, es preservar el máximo el medio ambiente evitando la emisión de gases nocivos a la atmósfera y tratando de dejar la zona igual que nos la encontramos. Esos objetivos se cumplen con creces con la utilización de las técnicas de rehabilitación sin zanja.

 

Reparación de tuberías sin necesidad de hacer zanja

 

Insituform presenta unas soluciones lejos del alcance de la mayoría de empresas que se dedican a la rehabilitación y reparación de tuberías. La innovación tecnológica y la personalización de cada reparación son nuestras señas de identidad para conseguir unos resultados excelentes.

 

Sabemos que una rotura de tubería puede tener efectos catastróficos, tanto si se trata de tuberías de saneamiento como de abastecimiento y que una intervención rápida y eficaz es esencial para evitar pérdidas económicas y medioambientales, sobre todo si la tubería se encuentra en zonas naturales que pueden incluso estar protegidas.

 

El equipo técnico de Insituform es capaz de diseñar la mejor solución de forma personalizada para cada tubería tratando siempre de reducir los tiempos de ejecución y de hacer una reparación que no vuelva a dar problemas. De hecho, nuestras reparaciones tienen una duración estimada de más de 50 años.

 

¿Por qué elegimos la manga CIPP?

 

La principal ventaja de la manga CIPP es que permite la reparación de tuberías sin necesidad de hacer zanja. Solo con esa propiedad ya merecería la pena utilizar esta técnica innovadora, pero además, hay asociadas otras muchas ventajas como la rapidez en los trabajos y la reducción de costes, la seguridad de los trabajadores, la reducción de las molestias para el vecindario (sobre todo en ruidos y humos) y, como hemos dicho anteriormente, el respeto por el medio ambiente.

 

Estas son razones más que suficientes para confiar en Insituform a la hora de reparar o rehabilitar tuberías pero, además, somos los pioneros en la rehabilitación sin zanja, tenemos más de 35 años de experiencia en la aplicación de esta técnica en más de 40 países de todo el mundo y con más de 30.000 kilómetros de tuberías rehabilitadas.

 

Estas son las ventajas de utilizar la manga CIPP en la reparación de tuberías:

 

  • Permite una eliminación perfecta de las filtraciones
  • Mejora la calidad y el flujo del caudal de las tuberías
  • Restablece la estructura de la tubería
  • Disminuye el riesgo de fugas por la desaparición de las juntas
  • Disminuyen los costes y los tiempos de ejecución

 

Los equipos de Insituform son los únicos formados y capacitados para la instalación de mangas CIPP, no solo a nivel técnico, sino también en materia de seguridad, ya que reciben una formación continua y específica. Disponemos de certificados ISO 90001 2000 tanto en el diseño, como en la fabricación, instalación y mantenimiento de manga CIPP en tuberías. 

 

La satisfacción de nuestros clientes es el mejor aval posible. No dudes en contactar con nosotros para resolver cualquier duda relacionada con la rehabilitación sin zanja y recuerda que somos expertos y pioneros en la materia.