• recursos necesarios para reparar una tubería

¿Cuáles son los recursos necesarios para reparar una tubería sin apertura de zanja?

Reparar una tubería sin apertura de zanja se ha convertido en una técnica donde, la innovación tecnológica y la cualificación y experiencia de los profesionales que van a realizarla, sean las claves para conseguir unos resultados excelentes. No todas las empresas están preparadas para llevar a cabo este tipo de técnicas. Insituform es la pionera y la única capaz de ofrecer todas las soluciones necesarias para cada reparación, siempre sin excavaciones, sin molestias y con total seguridad.

De entre todas las técnicas utilizadas en la rehabilitación y reparación de tuberías sin apertura de zanja, la manga CIPP es la que proporciona mayores alternativas y la que mejor se adapta a las necesidades de cada caso. Insituform es la única compañía que opera en nuestro país dedicada en exclusiva a la utilización de la manga continua para reparar tuberías de abastecimiento o saneamiento de agua. Han pasado casi 50 años desde su primera reparación con manga continua y la tecnología y las condiciones actuales de reparación han cambiado mucho desde entonces.

Insituform ha desarrollado sus propios procedimientos a lo largo de estos años, modificando y corrigiendo continuamente los procesos para reducir los tiempos de trabajo y mejorar los resultados. Además, se aplica siempre la última tecnología existente en el sector para perfeccionar nuestras técnicas y los empleados disponen de la preparación y los conocimientos necesarios para aplicarlas con la mayor precisión posible, incluso en las peores condiciones y en los casos más complejos.

Nuestras soluciones de manga continua CIPP están pensadas para cubrir las necesidades a largo plazo y para rehabilitar o reparar tuberías en el menor tiempo posible y sin las molestias que se producen en la apertura de zanjas para poder acceder a la tubería.

¿Qué recursos son necesarios para la reparación sin zanja?

En primer lugar, como hemos dicho, es importante disponer de una plantilla de técnicos con la preparación y la experiencia suficiente para llevar a cabo las reparaciones utilizando los sistemas de encamisados CIPP. Nuestros profesionales reciben la formación necesaria además de conocer perfectamente la tecnología utilizada y asimilar todas las innovaciones que se van incorporando continuamente en los trabajos que se van haciendo.

Otro de los aspectos que influye de manera decisiva en la calidad que ofrece Insituform respecto a otras empresas del sector es que no trabaja con intermediarios. Todos los procesos que intervienen en la reparación y rehabilitación de tuberías dependen única y exclusivamente de Insituform, de tal forma que, desde la fabricación de las mangas CIPP, pasando por la instalación y la verificación del resultado final, todos los trabajos son realizados por personal cualificado de la propia empresa, sin recurrir a contrataciones externas o colaboraciones con otras compañías, de ahí que los resultados finales sean de una calidad incuestionable, porque nadie ajeno a Insituform interviene en ningún momento.

Fabricación y diseño de mangas

Las mangas son responsabilidad de Insituform, tanto en el diseño previo como en la fabricación. Siempre respetando la normativa legal vigente y superando los más estrictos controles de calidad. El objetivo es disponer de la más amplia variedad de mangas para solucionar cualquier problema en todo tipo de tuberías. De ahí que fabricamos mangas de hasta 2500 mm con distintas formas: oval, circular, galería, etc, para todo tipo de materiales y efluentes.

El espesor de la manga se diseña para que, después de la reparación, no haya ningún problema con el peso de la tierra sobre la tubería o el nivel freático. El objetivo final es restablecer la estructura original de la tubería y mejorar su capacidad de transportar el agua reduciendo la rugosidad del tubo en todo lo posible.

El revestimiento de la manga es de Polipropileno, un material que mejora ostensiblemente el trasvase del caudal, ya que dispone de un coeficiente de Manning del 0,010 frente al 0,015 que tienen las tuberías de hormigón. Además, después de la instalación de la manga, la estanqueidad de la tubería es perfecta, reduciendo al máximo el riesgo de infiltraciones y exfiltraciones y la entrada de sedimentos o cualquier agente externo. Por otro lado, las juntas del tubo, que son uno de los puntos más vulnerables, quedan perfectamente selladas y la tubería ya reparada tiene una vida útil superior a los 50 años.

Durante los trabajos de reparación, gracias a la utilización de las mangas Insituform, no es necesario hacer zanja para rehabilitar la tubería, por lo que se reducen los tiempos de ejecución, no es necesario cortar el tráfico, hay menos ruidos y los vecinos de la zona no sufren apenas molestias. 

Contacte con nosotros para resolver cualquier duda o consulta y confíe en los pioneros y líderes del sector para reparar, rehabilitar o renovar todo tipo de tuberías de saneamiento, abastecimiento o de tipo industrial.

2019-08-01T11:11:54+00:00 29 julio, 2019|