La rehabilitación de tuberías sin obra es un sistema que evita diversos contratiempos y aporta numerosas ventajas. Se trata de una forma de reparación que lleva haciéndose desde hace más de 40 años y no cabe duda de que se trata de una de las formas de rehabilitación más ventajosa de todas.

 

Es una especialidad cada vez más reclamada por su mayor limpieza y por evitar diversos contratiempos, además de resultar mucho más económica. Pero ¿de qué se trata exactamente? ¿Cuáles son los diversos pormenores por los que es mejor que otros sistemas?

 

Reparación de tuberías sin obra: en qué consiste

 

Esta forma de saneamiento consiste en el conjunto de procedimientos (estandarizados, protocolizados y de eficacia probada) y de tecnologías, que permiten realizar una rehabilitación de tuberías sin necesidad de obrar zanjas. Pero para ello es absolutamente imprescindible contar con una empresa especializada, que disponga del instrumental y tecnología necesarios, así como del personal con la suficiente experiencia, trayectoria y formación en este particular, y que sepa seguir los estándares, normativas y protocolos de trabajo y de seguridad en este campo.

 

Hasta hace no mucho tiempo, este trabajo de restituir y reparar las infraestructuras de saneamiento requería de abrir zanjas y sustituir los tubos que se hallasen dañados, lo que suponía una más que considerable molestia para el vecindario u otras empresas o negocios de la zona, un parón en la actividad productiva de la empresa de que se tratase (téngase en cuenta que estas infraestructuras son también propias de grandes superficies e instalaciones industriales), levantar mucha más suciedad y polvo, mucha más contaminación acústica, y, en fin, un desembolso pecuniario incomparablemente mayor.

 

Sistemas y precio para renovar tuberías sin obra

 

No obstante, para minimizar tal abanico de inconvenientes es para lo que se ha ideado y extendido este relativamente nuevo sistema de que hablamos. Si bien con mayor propiedad hemos de hablar de varios sistemas dentro de lo que es la rehabilitación de tuberías sin obra. Así pues:

  • El sistema de manga continua o CIPP. Se trata probablemente del mejor y más polivalente de estos sistemas. La primera manga CIPP la empleó Instituform en Londres en 1971. Su eficacia fue y es tal, que inalterablemente ha seguido cumpliendo las especificaciones internacionales de hoy día. Aquí, el curado se realiza con agua sobrecalentada, y es el modo más fiable de trabajar en estas reparaciones sin zanja.
  • UVA Power Light. Esta en concreto es una modalidad de curado que se sirve de luz ultravioleta. Es conocida también como tiro y curado por luz ultravioleta. Es una forma tecnológica destinada a diámetros relativamente pequeños y longitudes cortas. Los tiempos de instalación son muy pequeños, y además se puede visualizar el curado de la tubería mientras este se está llevando a cabo.
  • Presión de aire y curado con vapor de agua. Es la mejor tecnología para diámetros pequeños y cortas longitudes. Tarda en ejecutarse menos de lo que dura una jornada laboral, lo cual de por sí es una gran ventaja.

 

El precio de rehabilitar tuberías sin obra es siempre más bajo del que supone trabajar con los engorrosos y anticuados procedimientos tradicionales, puesto que además es mucho más rápido y ahorra mucho tiempo.

 

La rehabilitación de tuberías sin obra son la mejor opción, y por ello es la que se ha de escoger si se quiere actuar con rapidez, y eficiencia minimizando las molestias, los gastos, y cualquier otro tipo de consecuencias no deseadas en este ámbito.