Saber cuánto dura una reparación de tuberías con manga es algo de gran interés para decidirnos por este sistema de saneamiento. En primer lugar, hemos de saber que la reparación sin obra y con el uso de manga continua CIPP es todavía una modalidad mal conocida por gran parte del público, debido a su relativa novedad (algo más de cuarenta años en el mercado).

 

Insituform es una empresa especializada en estas formas de saneamiento sin necesidad de efectuar zanja, y para ello cuentan con un equipo de profesionales especializados, experimentados y cualificados, así como con las herramientas y tecnologías necesarias para este tipo de curado de tuberías. También conoce, respeta e incorpora en su labor diaria los estándares internacionales de seguridad en el trabajo.

 

La modalidad de reparación con manga CIPP se aplica a tuberías de evacuación de agua y otros vertidos, así como a instalaciones industriales y grandes superficies empresariales y comerciales. Cuenta con una serie de ventajas y beneficios irrebatibles con respecto a los sistemas tradicionales de saneamiento con apertura de zanja:

  • Se trata de un sistema más ecológico y mucho menos contaminante.
  • Supone un considerable ahorro de costes en tiempo y dinero, pues la reparación con obra conlleva la apertura de la zanja, la reparación propiamente dicha, y posteriormente el cierre de la zanja y la restitución del suelo que ha sido abierto. Todo ello es mucho más lento y costoso que el saneamiento sin obra.
  • Es un sistema mucho más rápido, como ahora veremos.
  • Ahorra molestias a los negocios y vecinos circundantes, pues supone un sistema que ahorra contaminación ambiental y acústica.

 

En qué consiste la reparación de tuberías con manga continua

 

Para saber exactamente en qué consiste esta forma de reparación tan ventajosa, y también poder hacernos una idea de cuánto dura una reparación de tuberías sin obra, hemos de saber que tal modalidad de saneamiento se compone de las siguientes fases:

  • Inspección de la tubería mediante cámara CCTV. Se emplea una cámara de circuito cerrado para comprobar el estado del tubo, y así poder diagnosticar la reparación que se ha de acometer. Así podremos conocer los puntos donde hay fuga, así como las características específicas de la tubería: su diámetro, ovalidad, etc.
  • Se elige un tubo contenedor y la resina que se ha de emplear para rellenar las fugas. En la reparación de tuberías sin zanja, la resina (generalmente epoxi) se impregna introduciéndola a través de la manga CIPP, y extendiéndola con rodillos o en vacío, ello dependiendo de la longitud del tubo.
  • Limpieza del tubo. Con un robot fresador o una tobera, se realiza una limpieza minuciosa y exhaustiva de la tubería, eliminándose incrustaciones, raíces, obstrucciones de toda índole, etc. Lo habitual es realizar tal limpieza con agua a presión y tobera (elemento metálico que se halla en el extremo de la manguera, para que así el agua golpee con más fuerza).
  • Instalación. Se instala la manga en el interior de la tubería, sea por arrastre o por inversión. El método óptimo es la inversión de la manga, en que primero se impregna el interior del tubo y un extremo de la manga con resina, y luego se introduce la manga con aire a presión, de tal manera que la cara impregnada de resina se adherirá al interior de la tubería.
  • Curado con resina. Por último, se cura la resina a temperatura ambiente o con agua caliente, vapor de agua o fotopolimerización.
  • Se fresa el interior de la tubería con un robot fresador. Así la tubería queda perfectamente abierta para el uso.

 

Cómo se puede observar, lo que con zanja puede extenderse a varios días, este proceso lo reduce a tan sólo unas horas. Cuánto dura una reparación de tuberías con manga es algo que depende de las características del tubo (diámetro, longitud, etc), pero, en todo caso, la rehabilitación con manga CIPP de tuberías supone siempre un gran ahorro de costes y de tiempo en relación al modelo tradicional.