Los beneficios de la reparación de tuberías sin obra son ya indudables frente a los métodos tradicionales de saneamiento de este tipo de infraestructuras. No obstante, sigue siendo un método de reparación mal conocido por gran parte del público, quizá debido a que es relativamente reciente.

 

Insituform, con más de 45 años de experiencia en reparación de tuberías de infraestructuras industriales y grandes superficies, es una empresa que cuenta con todos los requisitos necesarios para llevar este método de saneamiento, el más moderno, rápido y ventajoso de cuantos se llevan a cabo en nuestros días. Para ello cuenta con:

  • Profesionales cualificados y especializados en este ámbito y estos métodos, que además poseen el bagaje necesario de trayectoria y experiencia.
  • Cumplimiento de los estándares y normativas internacionales de seguridad y calidad para acometer estas reparaciones.
  • Los equipos, técnicas e instrumental adecuados para las más avanzadas modalidades de saneamiento sin necesidad de obra.

 

Ventajas de la reparación de tuberías sin obras

 

Esta forma de saneamiento apareja varias y considerables ventajas frente a los métodos tradicionales de reparación con apertura de zanja, mucho más inconvenientes y aparatosos. Así pues:

  • Resulta mucho más ecológico, pues no levanta tanto polvo ni contaminación del aire.
  • Ahorra los costes económicos inherentes a una obra con zanja.
  • Escatima igualmente los costes de tiempo propios de las obras tradicionales: lo que en una obra con zanja ha de tardar varios días o incluso semana, en la modalidad de saneamiento sin zanja muchas veces puede resolverse en tan sólo unas horas.
  • Ahorra las molestias ocasionadas a los vecindarios, negocios y empresas colindantes o aledañas.
  • Entre los beneficios de la reparación de tuberías sin obras, se halla también el evitar la interrupción de las actividades comerciales o productivas de la empresa cuyas infraestructuras se están reparando. En los saneamientos con zanja, debido a la apertura del suelo, la contaminación atmosférica y acústica, etc, suele ser necesario interrumpir tales actividades, con el coste económico adicional que ello supone para el empresario contratante.

 

Sobre el saneamiento de tuberías sin obra, las opiniones siempre son favorables, puesto que se trata de una labor limpia, rápida y eficaz, con el instrumental y la tecnología más avanzados del mercado.

 

Además, Insituform es la única empresa en el panorama español en haberse especializado totalmente en el encamisado de sistema CIPP, de tubería polimerizada in situ. Se trata de una modalidad de reparación ideal para canalizaciones de aguas residuales y de proceso. Es una técnica que emplea tubos flexibles de material plástico de poliéster, que se hallan impregnados de resina y constan de diámetros variados, dependiendo de las características y exigencias de cada infraestructura concreta. Después de su instalación, se procede a polimerizar los tubos con vapor de agua.

 

Las tuberías se colocan desde un andamio y se instalan con la ayuda del vapor de agua. Cuando los tubos se encuentran en la posición correspondiente y han sido polimerizados, construyen una canalización más resistente a las abrasiones dentro de la canalización anterior. Se trata, pues, de un revestimiento estructural de alta resistencia, realizado sin necesidad de obrar zanja alguna.

 

Además, el sistema de manga CIPP posee grandes beneficios intrínsecos:

  • Elimina todo tipo de filtraciones.
  • Incrementa la capacidad de flujo de las tuberías saneadas.
  • Como con este método desaparecen las juntas de conducción, se evitan las fugas.
  • Es una forma rápida, eficiente, segura, limpia, no ruidosa y no contaminante, de restablecer la integridad de la estructura de las tuberías.

 

Cambiar tuberías sin obra se hace de este modo mucho menos costoso y más eficaz. Los beneficios de la reparación de tuberías sin obra están fuera de toda duda, sobre todo en comparación con el ya anquilosado sistema de obras con zanja.