cured-in-place pipe

Sistemas de resina Insituform®

Además de tener un tubo de fieltro de alta calidad, un proyecto de rehabilitación de un sistema de saneamiento precisa de una resina específicamente desarrollada y probada para aplicaciones de saneamiento. Sin embargo, hace falta algo más que una resina de calidad contrastada para garantizar la eficacia. Por ello, hemos desarrollado el método patentado que utilizamos durante el empapado para asegurarnos de que la resina llena por completo el tubo de fieltro. Nuestro proceso de impregnación en vacío de serie permite que la resina sature por completo los tubos de cualquier longitud o grosor, garantizando así la fiabilidad de nuestras tuberías a largo plazo.

Por último, aplicamos suficiente resina en el tubo durante el empapado para impregnar por completo el fieltro en nuestro tubo Insituform® y crear el espesor de tubería Insituform® deseado. Después, agregamos más resina para compensar las irregularidades de la tubería original. Mediante este proceso, se crea una tubería que se ajusta perfectamente a la tubería original para maximizar la resistencia a la deformación por pandeo y minimizar las infiltraciones.

En Insituform®, seleccionamos y probamos las resinas que hemos escogido específicamente para aplicaciones de conducciones de saneamiento. Podíamos elegir cualquier clase de resinas para nuestros proceso Insituform®, pero seguimos utilizando resina de poliéster por ser la solución más rentable, fiable y duradera disponible en el mercado. Las pruebas independientes y las más de 21.000 km de CIPP que hemos instalado desde 1971 lo demuestran.

¿Por qué la resina de poliéster de Insituform® es mejor que otras resinas?
1. Es más resistente. Una de las propiedades más importantes de cualquier producto de rehabilitación de conducciones de saneamiento es su módulo de flexión de elasticidad. Las pruebas independientes revelan que el módulo de flexión de la resina estándar de Insituform® para conducciones de saneamiento supera las exigencias de la norma ASTM F1216.

2. Tiene una mayor resistencia a la deformación por pandeo a largo plazo. En un estudio financiado por el Gobierno de EE.UU., se evaluó la resistencia a la deformación por pandeo a largo plazo de los productos de rehabilitación de conducciones de saneamiento. La resina de poliéster estándar de Insituform® demostró sus excelentes propiedades a largo plazo con una vida útil superior a los 50 años.

3. Se cura de manera fiable. Las resinas de poliéster de Insituform® se curan con rapidez, incluso en presencia de agua. Estos rápidos ciclos de curado garantizan que se puede conseguir una curación adecuada en todas las condiciones.

4. Es resistente a la corrosión. Las pruebas independientes realizadas han determinado que las instalaciones de Insituform® efectuadas en 1971 siguen sin mostrar ningún signo de agresión química o pérdida de resistencia a pesar de una exposición prolongada a las aguas residuales, efluentes de lavandería a temperatura elevada y productos cáusticos. Además, las resinas que utilizamos actualmente son muy superiores a las de los primeros productos instalados y están específicamente diseñadas para ser empleadas en las conducciones de saneamiento actuales, que son más ácidas.